Foro de Amor
  Foro de Amor > Foros de Temas de Amor > Foro General sobre Amor
 
Crear Nuevo Tema Respuesta
 
Antiguo 12-Apr-2012, 06:18  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
Predeterminado 14 años. Gay. Mi historia.

Hola a todos los visitantes de foro. Soy un adolescente de 14 años de edad y hoy vengo a contarles cosas que necesito soltar. Nadie, absolutamente nadie sabe que soy gay, por lo tanto todo lo que escribiré aquí son cosas que tengo guardadas muy en mi interior y necesito que alguien sepa que existo, que me apoye o que me de un consejo. Les platicaré sobre las veces que he experimentado el "amor" y lo difícil que a sido para mí.

No revelaré los nombres, así que les llamaré Sujetos. La primera vez que me enamoré fue en la primaria, aunque dé risa. Él era (SUJETO 1). Tenía unos ojos miel y un cabello negro rizado. Al principio se me hacía bonito, algo que me parecía muy extraño pues era muy pequeño y aún no tenía muy en claro que era gay. No recuerdo como fue que me les acerqué por primera vez, sólo recuerdo que desde el momento en el que me atreví a hablarle nos volvimos grandes amigos. Todos los recesos nos la pasábamos juntos, bromeábamos, jugábamos, nos divertíamos como los niños que eramos. Tanto tiempo junto a él me hizo enamorarme, lo cual era un sentimiento que me parecía muy lindo, pero en ese momento no sabía que podía dañar tanto. Él iba un año adelante mío, y la tragedia llegó cuando cierto día los otros chicos de su grado le empezaron a meter algunas ideas raras. El punto es que me dejó de hablar, porque eso le dijeron sus amiguitos que hiciera. Ya no me dirigía la palabra, y siempre, siempre estaba con ellos. Eso me deprimía bastante, todos los días verlo ahí sentado me dolía. Así estuve como por un año hasta que por fin llegó el fin de cursos, y como ya lo mencioné antes, él era un año mayor que yo, y ese año se graduó. Me sentí liberado, feliz. Desde hacía un tiempo que el amor por él había desaparecido. Probablemente el amor desapareció desde el momento en que dejó de dirigirme la palabra sin ninguna razón.

Bien, todo con (Sujeto 1) había terminado desde hacía ya mucho tiempo y acababa de desaparecer de mi vida. Todo había terminado, y estaba feliz por eso. Salimos de vacaciones y la felicidad invadía a todos. Mis papás decidieron mandarme a uno de esos cursos de verano a los que los padres envían a sus hijos para que no estén sedentarios todas las vacaciones. Odiaba que hicieran eso, pero por primera vez me agrado. Eso fue porque ahí, en ese patético curso de verano conocí a (Sujeto 2). La primera vez que lo vi me pareció muy atractivo, creo que era porque guarda cierto parecido físico con (Sujeto 1). Aunque debo decir que en actitud, (Sujeto 2) ganaba. Me hice amigo de él y con el tiempo caí enamorado por segunda vez en mi vida. Era tan carismático y gracioso, era dos años mayor que yo, solíamos tomarnos fotos raras para pasar el rato, aún conservo algunas en mi ordenador. Creo que hasta ahora ese a sido el mejor verano de mi vida. En algunos momentos me dieron ganar de insinuarme, que se dieran cuenta de lo que sentía por él. Pero esas ganas desaparecieron un día que un chico de mi edad, que estaba con nosotros en esos cursos y que era claramente gay, se me adelantó. Ese chico se le empezó a insinuar a (Sujeto 2), incluso cuando yo estaba cerca de él. Una vez le empezó a tocar la pierna, y (Sujeto 2) molesto le soltó el brazo y le dijo algo como, "¡No seas maricón, suéltame!". En ese momento me di cuenta que si yo hacía algo parecido, todo mi amistad con él se vendría abajo, así que decidí guardármelo para mí, sin contarle a nadie jamás. El verano terminó, ya íbamos a entrar a la escuela y llegó la hora de despedirme de (Sujeto 2). Todo mi último año en primaria lo recordé, con la esperanza de volverlo a encontrar y seguir pasando grandes momentos juntos. Un año después lo encontré, en el verano posterior a mi ingreso a secundaria. Él era muy diferente. Creció mucho, se puso más atractivo y ahora me era bastante indiferente. Como si no le importara o ya no me considerara su amigo. Después por medio de Facebook me di cuenta que tenía novia. Eso me dolió mucho en el interior, me hizo recordar que él era claramente heterosexual, que no tenía ninguna esperanza ni debía ilusionarme. Con el tiempo esa herida se curó, el (Sujeto 2) del que me había enamorado había desaparecido desde aquella vez que nos despedimos ese verano en que nos conocimos. Había durado más de un año sin verlo y con la esperanza en alto, pero me di cuenta que no sirvió de nada. Lo único que me quedaba en ese momento era desear que fuera muy, muy feliz con su novia, y que ella lo quisiera tanto como yo lo hice alguna vez.

En fin, a excepción de mi encuentro con (Sujeto 2), mi verano fue poco interesante. Entré a secundaria, el primer día fue interesante porque conocí nuevas personas e inicié amistades. Todos mis nuevos compañeros de aula de la lista habían asistido, excepto uno. Era de los primeros en la lista, tenía un nombre que al principio me pareció muy extraño. Ignoré por completo el hecho, y disfruté de mi primer día en mi nueva escuela. Todo pasó el segundo día de clases, el día en que el chico del nombre extraño por fin asistió a clases, y al verlo entrar por aquella puerta me... me... ¡ME GUSTÓ! ¡Me pareció atractivo! Lo sabía pero no quería afrontarlo. Decidí hablarle y me di cuenta que era muy amable, los primeros días en la escuela la consideré la persona de más confianza que hasta ahora había conocido ahí, aunque al parecer para él yo era una persona más, el ya tenía su grupo de amigos que lo seguían desde la primaria. Él era simplemente bello. Estatura media-baja como yo, cabello largo de tonos entre rubio y castaño, ojos color miel, lindo rostro. ¡Era perfecto! Terminé enamorado, él era (Sujeto 3), me encantaba, me obsesioné por completo, pensaba todo el día en él, algo que ya había experimentado con (Sujeto 2). Pasó el tiempo y desde que lo conocí sentía que no le importaba mucho. Simplemente era amable y atento conmigo, como cualquier compañero de clase debe de ser. Seguía su vida de cerca, aunque no se daba cuenta, él jugaba fútbol, se juntaba con los "malos" de la escuela e incluso me enteré cuando consiguió novia. Ese suceso no me dolió tanto, porque no parecía que se amaran realmente. Parecía algo muy actuado, como si fuera una novela, sólo para darse a conocer y que las demás personas se sintieran interesadas. Eso me pareció extraño, porque él no parecía un chico que requería de esos métodos para llamar la atención, es decir, él era muy guapo. Cualquier chica de la escuela lo hubiera querido como novio. Lo más extraño que me llegó a pasar con (Sujeto 3) sucedió en una semana en la que me enseño unas 3 o 4 veces, sin razón aparente, su pene. Una vez incluso lo hizo en público, aunque nadie se dio cuenta. Las primeras veces me quedaba algo nervioso. Las veces que lo llegó a hacer lo acompañaba del mensaje "Hey, ¡Mira!". Me daba miedo el pensar en las razones por lo que lo hacía, me ponía a pensar: "Tal vez fui muy obvio y se dio cuenta de mis sentimientos, y tal vez le contó a sus amigos más cercanos, los malos de la escuela. ¡Tal vez hace esto sólo para dejarme en ridiculo! Para que todos se den cuenta de que soy gay." Sí, lo sé. Ahora que lo pienso más tranquilamente esos pensamientos eran algo estúpido, pero es que él no parecía gay, el tenía una actitud demasiado masculina, incluso se notaba su gusto por las mujeres. Además con mi bajo autoestim,a no creía que alguien como yo, invisible, pudiera atraer a alguien lindo y popular como él. Ahora que pienso todo mejor, tal vez él era bisexual, tal vez él también llegó a sentir algo por mí, pero en estos momentos eso ya no importa. ¿Por qué? Pues porque después de unos meses de haber entrado a secundaria y de haber vivido lo anteriormente narrado, (Sujeto 3) anunció su salida de la secundaria. ¿Razón? Su familia y él se iban a vivir a otra ciudad. Me dolió demasiado la noticia, era la segunda persona de la que me enamoraba que terminaba desapareciendo así de mi vida. Fue doloroso. Recuerdo el último día que fue a la escuela. Se la pasó llorando por sus amistades y todo lo que perdería. A la salida todos se despidieron de él, incluyéndome. Todos se fueron, excepto él, yo y su novia. Ella se quedó ahí, abrazando a (Sujeto 3) mientras lo abrazaba. Yo me quedé ahí, aún lado, viendo los llorar juntos, mientras por dentro mis lagrimas eran incluso más fuertes que las de la chica. (Sujeto 3) probablemente no supiera porque me quedé ahí, y supongo que su novia tampoco, pero no creo que ninguno de los dos recuerde mi presencia en ese momento. Todo acabó, él se fue, creí que era el fin de una etapa más. Terminé el primer año de secundaria e inicié el segundo. Durante ese tiempo seguí entrando a su perfil en Facebook y revisaba sus fotos nueva. Tenía fotos con su nueva novia en su nueva ciudad, su cabello había crecido y todo su ser se había vuelto más atractivo. Decidí dejar de entrar a esa página para terminar de olvidarlo y evitar herirme. Hasta hace poco tiempo ya nisiquera recordaba su existencia, ya había pasado más de un año de su partida, creía que las heridas estaban sanadas. Pero no. Porque hace tan sólo un mes vino de visita a la ciudad, y decidió pasar a visitar la escuela. Ese día ya estaba más que anunciado, todos sabían que en la salida podrían saludar a (Sujeto 3), el chico popular y deseado que se había ido hace más de un año. Yo intentaba ser indiferente a ese suceso, pero simplemente no podía. A la salida lo busqué con la mirada, y lo vi a lo lejos. Estaba ahí, en el patio central con sus viejos amigos amantes del fútbol. De seguro tenía muchas cosas que compartir con ellos, que en verdad eran sus amigos. Pasó un rato, y yo seguía en la escuela. (Sujeto 3) también estaba ahí, vagabundeando por los pasillos. Yo tenía ganas de ir a saludarlo, pero no quería hacerlo. El amor revivió en ese momento, aunque de alguna forma supe retenerlo. Para mí era más que obvio que no le importaba, no fui nada en su vida, de seguro si me veía ni siquiera recordaría mi nombre. Estaba yo sentado en el piso platicando con un amigo, rodeado de muchas personas las cuales desconocía. De pronto pasa (Sujeto 3) caminando rápidamente, voltea la vista hacia donde yo estaba, y levanta su mano para mandar un saludo. Mi cara no dio expresión, simplemente vi su rostro fijamente y vi como desaparecía por el otro lado del pasillo. Estaba seguro que ese saludo había sido para cualquier otra persona popular como él que se encontrara alrededor mío, ¿verdad? ¿VERDAD? De pronto salgo de mi mente al oír la voz de mi amigo que estaba a un lado mío. Jamás olvidaré sus palabras, mi amigo me dijo: ¡Hey! ¿Por qué no saludaste a (Sujeto 3)? ¡Pasó, te saludó y tú lo ignoraste!". Mi cara puso un gesto de shock, que espero que mi amigo no haya notado. Entonces le dije: "¿Estás seguro que me saludo era para mí? Yo creí que te había saludado a ti o a cualquier otro. Es que ni siquiera creo que se acuerde de mí, no fui gran amigo suyo." Todo eso lo dije algo nervioso, y mi amigo me respondió: "¡Claro que te saludó a ti! Se vió muy claro. Tal vez te llegó a considerar alguien importante con lo poco que llegaron a socializar". Esa fue la última vez que vi a (Sujeto 3). Tal vez dentro de un año vuelva a dar una visita a la escuela, y aunque ahora es mucho más atractivo, mi amor por él se perdió. No sé cómo ni cuando, simplemente se esfumó. Tal vez fue después de esa visita que dio, algo me hizo obligar a mi corazón a olvidarlo, posiblemente el saber que si seguía terminaría dañándome. No quería continuar con el sufrimiento, ya había sido demasiado.

A finales del mes pasado, el mismo mes en el que nos visitó (Sujeto 3) en la escuela, quedé con un amigo para salir de fin de semana. Él es uno de mis más grandes amigos, aunque lo he visto contadas veces en persona. Lo que sucede es que nos conocimos en internet hace unos 2 años por medio de amigos en común. Es 4 años mayor que yo, es decir, en este momento él ya es mayor de edad. Es de estatura baja, su pelo es negro, demasiado largo (con él me he dado cuenta que siempre me llaman la atención los chicos con pelo largo), su ojos son marrones, su cuerpo es delgado. Me encanta su manera de vestir. Desde que lo conocí por internet, al ver sus fotos de perfil me pareció de un lindo físico, pero eso no iba más haya de la atracción física. Bien, llegó el día en que habíamos quedado y él y yo nos encontramos. En las anteriores veces en las que lo había visto, sentía una sensación extraña al estar con él, como si me sintiera muy seguro a su lado. Esta vez no fue diferente. Pero conforme pasaron las horas y entre más tiempo estaba junto a él, me di cuenta que una vez había caído en las trampas que te pone el amor. Caí enamorado, sí, sí. Toda esa mierda estaba por comenzar. Las largas noches en vela pensando en él, el querer salir con él diario pero no atreverme a decirlo. Ese día en que lo vi se a convertido en uno de los mejores días de mi vida hasta ahora. Es decir, me di cuenta que mi amor por él, que ahora pasa a llamarse (Sujeto 4), es más grande que lo que fue con cualquiera de los tres sujetos anteriores. ¿Por qué? Fácil, no sólo porque me gusta TODO en él, sino también porque tenemos mucho en común, bromeamos y platicamos de nuestros problemas, nos preocupamos el uno por el otro. Lo amo. Lo adoro. Es mi luz, y se a convertido en una de las cosas más importantes en mi vida. Casi todo es perfecto. Excepto un detalle. Él es claramente heterosexual. Lo digo porque más de una vez a tocado el tema de lo que más le gusta en una mujer, y yo tengo que inventarme algo para que siga creyendo que soy hetero, como él. Además tiene novia, con la cual hablo de vez en cuando. Incluso le llegué a tomar cariño a ella, ahora la considero una amiga y no quisiera herirla. No sé en que terminará esto. Es decir, con los Sujetos 1, 2 y 3 fue diferente. Mi amor por ellos ceso porque desaparecieron de mi vida, y jamás volví a saber nada de ellos. Pero con Sujeta 4 no creo que vaya a pasar lo mismo... no parece como si fuera a desaparecer pronto de mi vida. He crecido, he madurado en todo este tiempo, pero también he sufrido. Sé que si continúo con esto llegará el momento en el que terminaré confesando a Sujeto 4 mis sentimientos. Sé que lo más seguro es que me rechace, pero es que simplemente ya no lo puedo contener. Primero quiero que él y yo tengamos total confianza, es decir, que incluso me llegue a considerar como su mejor amigo. Es entonces cuando me sentiré tranquilo diciéndole lo que siento, pues aunque me termine rechazando, tengo la esperanza de que no salga corriendo a gritarlo a todo el mundo que soy gay, e incluso poder conservar su amistad. No sé que hacer. Esto es demasiado para mí, sólo necesito que alguien me escuche y me de un consejo. Me odio. Me desprecio. ¿Por qué siempre me tengo que enamorar de este tipo de personas? ¿Qué pasará cuando el se entere? Tengo la esperanza de que podamos conservar la amistad, aunque me da miedo que al confesar todo, el se sienta intimidado por el hecho de que soy gay. Que pase de verme como un amigo a una persona desconocida que trata de evitar. Tengo miedo, por favor ayúdenme. Agradezco todas sus palabras.

Adiós.
 
Antiguo 13-Apr-2012, 03:54  
Aguijón
Guest
 
Mensajes: n/a
Hola, no conozco los entretelones del mundo gay, tal vez otros te puedan ayudar en tu problema; lo que me hizo leer tu relato es que está bien contado, lo estaría aunque tuvieras 20 o más. Y debo confesarte que me resulta difícil de creer lo de tu edad justamente por eso, tu forma de narrar es fluida y natural, se podría mejorar un poco pero son insignificancias técnicas o gramaticales.

Te recomiendo calurosamente que te inscribas en algún taller literario, aunque algunas personas no crean en ellos, la mayor parte de las veces es por desconocimiento. Además, te encontrarás allí con otras personas interesadas en la literatura en general y en tus historias también.

Ahora que si es cierto, todo puede ser, que tu edad es la que declarás… Chapeau!
No dudés que escribir es lo tuyo. Y es difícil que encontrés paz en tu vida hasta que no cumplas tu destino, porque el talento cuando no se explota se convierte en agua estancada y eso produce problemas en otras áreas de la vida.

Fuerza y adelante!
 
Antiguo 13-Oct-2012, 22:01  
Anonimo23234
Guest
 
Mensajes: n/a
TU historia me encanto. Tu forma de contarla hace que parseca un cuento esos de Marques o de Borges, pero tienes un gran talento en literatura.
Respecto al tema, yo creo que tambien soy gay, aunque tuve novias y eso, y tuve un amor en especial que me encanto, porque creo que yo tambien le guste y casi siempre soliamos tocarnos, acariciarnos o agarrarnos de la mano indirectamente.
 
Antiguo 16-Aug-2013, 04:56  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
Que tal chico mira eee lomejor es que se lo digas en el momento adecuado en el que sientas confiansa y en decirlo por lo tanto no se que mas decirte ya que casi no me meto con hombres solo con dos ya que soy bisexual pero adelante dile en el momento adecuado.
 
Antiguo 17-Aug-2013, 08:50  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
Me gusto mucho el modo de narrar tu historia, mi a echo recordar un momento de mi vida similar al terminar la secundaria con un chico soy bisexual, bueno solo te puedo decir que debes de tener confianza y buscar un momento adecuado, se que es difícil pero trata de tener la mente fría y pensar bien para que te salgan mejor las cosas
 
Antiguo 05-Sep-2013, 06:10  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
Hola, a mi me paso algo similar con la diferencia que un poco más grande. Tengo 19 y me paso algo igual cerca de los 16, yo soy gay y ya todo el mundo la sabe no me anime a decirlo hasta mayor de edad (18 años), pero te daré un consejo diles a todo el mundo que eres gay y las personas que verdaderamente te quieren y/o respetan te apoyaran o respetaran. Todo lo que digan los demás qué opinen mal de tu orientación sexual no les prestes atención y has tu vida como a ti te guste. Te lo digo por experiencia.
 
Antiguo 20-Sep-2013, 18:02  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
pues yo se bien lo que sientes porque algo así me paso pues como tu dijiste tienes que ver cuando sea el lugar y momento apropiado, pues a mi me toco esperar mucho para decirle a mi mejor amigo que era bisexual y pues los años que nos conocimos me acepto y hasta ahora es mi mejor amigo y algo mas.......
 
Antiguo 20-Sep-2013, 20:33  
Usuario Experto
Avatar de brilla
 
Registrado el: 30-December-2011
Mensajes: 1.162
Agradecimientos recibidos: 289
Yo de ti no se lo diría, si tienes verdadera confíanza con él puedes decirle que eres gay pero no declararle su amor, porque si no recibes señales y le ves muy heterosexual te vas a llevar un chasco innecesario.
Ser gay es muy dificil, y mas en la adolescencia, ya que si se enteran tus compañeros de la secundaria muchos te harán la vida imposible, así es esta edad aunque pese, pero solo es tener paciencia, cuando se acaba esta etapa la gente madura mas y podrás sentirte liberado.
Yo tengo amigos gays y se han confesado todos a los 17, 18 años.
Puedes buscar en internet chicos como tú, se ve que eres muy enamoradizo y te olvidarás del ultimo sujeto muy rápido, en cuanto encuentres otro chico que no te sea indiferente y te guste.

Te felicito por tu madurez y por lo bien que escribes, tienes mucha sensibilidad y mucho talento.
 
Antiguo 20-Sep-2013, 21:28  
No Registrado
Guest
 
Mensajes: n/a
Chico felicidades, por tu relato esta increíble me volviste a recordar esas etapas de la vida, la sexualidad es algo delicado cuando es uno menor de edad, no te desesperes por encontrar al amor de tu vida, hay una vida por delante sigue enamorado de la vida y con ese entusiasmo que tienes serán suficientes para encontrar el amor cuando sea tiempo.
 
Antiguo 20-Sep-2013, 21:38  
Usuario Avanzado
 
Registrado el: 10-September-2013
Mensajes: 108
Agradecimientos recibidos: 14
Hola, primero decirte que sólo tienes 14 años, deja el tiempo pasar. Segundo te cuento desde el punto de vista de un tío gay (yo tengo 32 años) y mi evolución.
Yo crecí en un ambiente totalmente hetero y estuve así hasta los 27 años más o menos, así que te puedes imaginar. En un principio, si todo tu entorno es hetero, te enamoras de heteros y lo pasas mal porque, evidentemente, no van a corresponderte nunca. Si no quieres que te vuelva a pasar, debes conocer gente gay. Yo desde que salí del armario y tengo amigos gays y me muevo un poco más entre ellos no me he vuelto a pillar por ningún hetero.
¿Te va a ir mejor? Pues no se, yo pasé de pillarme por heteros a pillarme por gays que no me hacían ni caso y de ahí a pillarme por gays que sólo quieren sexo y de ahí a no pillarme por nadie. No tiene por qué ser tu caso, ojo, a lo mejor conoces a alguien que te corresponda y eres feliz por un tiempo pero el primer paso es aceptarte a tí mismo y sobre todo, conocer a otros como tú, porque entre los heteros no vas a encontrar ni el amor ni el sexo.
 
Respuesta
Herramientas Buscar en el Hilo
Buscar en el Hilo:

Búsqueda Avanzada
Desplegado


Temas Similares
Una historia que continúa tras más de diez años me dejo, 10 años despues... mi triste historia.. Mi historia de amor en un campamento hace unos años historia de años con mi ex... necesito un verdadero consejo mi historia cunado tenia 12 o 13 años talvez....


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 07:17.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.4
Derechos de Autor ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.
Traducido por mcloud de vBhispano.com Powered by vBadvanced CMPS v3.1.0